Haciendo pequeños gestos como apagar el teléfono o dejando que se agote la batería, conseguiremos recuperar la velocidad que tenía al principio, además de mejorar la gestión de la memoria

Quizás hace mucho tiempo que tu móvil no se queda sin batería. Pero no en un 2%, justo en el momento en el que vamos a enchufarlo al cargador, sino a 0, completamente apagado con la batería gastada. Hoy en día, el teléfono móvil es tan importante en nuestras vidas que tendemos a no vivir desconectados y siempre llevamos un cargador o una batería externa para no quedarnos desconectados. Tampoco por la noche dejamos los dispositivos «descansar» ya que a menudo también los usamos antes de dormir y siempre quedan en modo carga.

«Si no cuidamos de la batería de nuestro teléfono, lo más probable es que su tiempo de vida útil se acorte considerablemente».

Es normal que nos surjan dudas sobre este tema ya que cuando adquirimos nuestro terminal, nadie nos dice cómo debemos cuidarlo, y no hacer gestos tan simples como apagarlo de vez en cuando, puede llevar a acortar el buen funcionamiento del dispositivo. Hay bastantes opiniones al respecto sobre cómo cuidar el teléfono, desde que se debe dejar apagado una noche entera hasta que solamente se debería cargar durante el día. Sin embargo, ninguna de estas teorías es correcta en su totalidad ya que según los tecnólogos expertos en telefonía móvil, lo mejor es desenchufarlo una vez a la semana.

Simplemente con este pequeño gesto, notaremos que nuestro teléfono recupera la velocidad que tenía al principio, ya que con ello contribuiremos a mejorar la gestión de la memoria, evitando situaciones que se producen a menudo cuando, por ejemplo, se bloquean por exceso de aplicaciones abiertas.

También con el gesto de apagarlo y desenchufarlo durante una noche, estaremos cuidando nuestra batería, que aumentará su duración. De esta manera conseguiremos optimizar las funcionalidades de nuestro smartphone ya que mientras está desenchufado, las aplicaciones que siempre están funcionando en segundo plano dejarán de consumir recursos, por lo que aumentará la velocidad del terminal y podremos reiniciarlo más rápidamente.

Realmente, si pensamos en la cantidad de aplicaciones que se mantienen abiertas durante el día, encontraremos la respuesta a porqué hay ocasiones en las que la batería de nuestro móvil se agota tan rápidamente. Es por eso que apagando nuestro terminal, conseguiremos cerrar todas las aplicaciones, tanto las que se ejecutan en primer como en segundo plano, logrando así también eliminar toda la información secundaria que queda almacenada en nuestro teléfono. Es difícil hacer que estos restos de información se eliminen correctamente después de la instalación o desinstalación de aplicaciones, pero este es un problema que solucionaremos mediante el apagado semanal de nuestro teléfono.

Businessman with low battery

Es por eso tan importante esta recomendación de los expertos, si adoptamos el hábito de apagar completamente nuestro terminal dejando que se agote completamente la batería, conseguiremos eliminar muchos problemas de rendimiento y mejorar el funcionamiento y estado de la batería y del teléfono en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario