Sabemos que Facebook nos espía, pero según la compañía, no es grabando nuestras llamadas. Así es como la red social lo sabe todo

Que Facebook nos espía no es nada nuevo, sin embargo, a veces no sabemos la forma que tiene de espiarnos y de obtener datos que luego se utilizan para vendernos cosas. Una de las maneras que la red social utiliza es la recopilación de datos de la ubicación. Tal vez estemos en un aeropuerto esperando frente a un anuncio en el que podríamos estar interesados o en un bar viendo un programa de TV y obtenemos un anuncio relacionado con el programa.

Los servicios de ubicación son técnicamente una función opcional que aparece después de descargar la APP de Facebook en nuestro teléfono. La red social solicita nuestra aprobación en uno de esos pop-ups que aparecen y que la gente normalmente no lee y hace click en sí. Según el discurso de Facebook: » Los servicios de ubicación permiten al usuarios tener experiencias más relevantes y personalizadas, como ayudar a registrarse, encontrar eventos locales y obtener mejores anuncios».

Facebook ha negado que grabe las conversaciones de los usuarios para crear anuncios personalizados. Mark Zuckerberg fue preguntado acerca de esto en un congreso en el año 2018 y lo negó rotundamente. Continúan asegurando que es una «teoría de la conspiración» que tienen muchos usuarios de la plataforma.

Igualmente, hablando de otras técnicas de espiar de Facebook, el monitoreo, los usuarios lo ven como invaden impunemente su privacidad. En una encuesta realizada en 2019 por en Centro de Investigación Pew certificó que el 51% de los encuestados dijeron que se sentían incómodos por ser rastreados y clasificados por Facebook. Sin embargo, este es claramente un negocio para la empresa que le genera miles de millones.

Facebook conoce datos personales muy básicos. Saben tu edad, si solicitas un crédito online a fin de mes y si planeas mudarte. Facebook conoce tu nivel de ingresos, demográfico, el lugar donde vives, las personas con las que pasas tu tiempo y puede ofrecerte cientos de productos relacionados con toda esta información.

Facebook también conoce nuestras búsquedas fuera de la red social ya que nos rastrea incluso cuando la aplicación está cerrada. Los botones «me gusta» y «compartir» en otros sitios web fuera de Google aparecen si tenemos una cuenta de Facebook. Una vez hacemos click, estamos mandando más datos a la red social. Con estos clicks, no solamente nos estamos identificándonos, sino que manda nuestra ubicación y qué dispositivo estamos utilizando para acceder a la red. Esto se produce porque Facebook está rastreando nuestra actividad sin que nosotros seamos conscientes.

En otras palabras, cuando se compra un producto de un sitio web, Facebook recibe una notificación sobre la transacción, y a partir de ahí «Facebook mejora mostrando anuncios a las personas que tienen más probabilidades de comprar». Toda esta información se la estamos brindando a la red social sin ser conscientes y de forma totalmente gratuita.

Lo único que Facebook admite que monitorea son las interacciones con los contactos en el dispositivo de videochat del Portal. Facebook sabe a quién llamas, dónde viven esas personas, sus edades, las conversaciones y el tiempo que hablas con ellos.

Si queremos dejar de compartir cierta información, como por ejemplo la ubicación, esta es la manera de hacerlo. Desde un dispositivo iOS: Clicar en el menú de la derecha, Configuración y privacidad y seleccionar «Administrar la configuración de la ubicación». Hay que asegurarse de que los servicios de ubicación y el historial de ubicaciones están desactivados. En Android también es sencillo: Clicar en el menú de la derecha, Configuración y privacidad y apagar el espacio que pone «Ubicación de fondo».

También podemos utilizar apliaciones para sentirnos más seguros mientras navegamos como por ejemplo AdBlock Plus de Mozilla o Badger para minimizar el seguimiento de terceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario