En el condado de Washington, Oregon, los oficiales del sheriff envían fotos de los sospechosos al servicio de computación en la nube de Amazon. Los algoritmos del gigante del comercio electrónico verifican esas caras en una base de datos de decenas de miles de fichas policiales, usando el servicio de análisis de imágenes Rekognition de Amazon.

Este uso del reconocimiento facial por parte de la policía no está regulado y algunos desarrolladores de tecnología quieren que eso cambie. En una publicación del blog este jueves, Amazon solicitó al congreso que estableciera algunas reglas sobre el uso de la tecnología, haciéndose eco del requerimiento que Microsoft hizo el diciembre pasado.

En la publicación, Michael Punke, vicepresidente de políticas públicas globales en la división de la nube de Amazon, escribió que la compañía «apoya la creación de un marco legislativo nacional que incluya el reconocimiento facial mediante vídeo y monitoreo fotográfico en locales públicos o comerciales».

Amazon ha sido presionado duramente por grupos de derechos civiles.  Esto se ha producido después de que tests hechos por académicos y la ACLU (Unión estadounidense de derechos civiles) descubrieran que las funciones de análisis de imagen y reconocimiento facial de Rekognition son menos precisas para personas de raza negra. En enero, dos investigadores informaron de que un servicio de AWS (Amazon Web Services) que intenta determinar el género de las personas en las fotos, es mucho menos preciso para las mujeres de raza negra. Cuando la ACLU probó el sistema de reconocimiento facial de Amazon utilizando imágenes de miembros del congreso, el servicio encontró de manera incorrecta 28 coincidencias en una colección de fichas policiales. Los falsos positivos resultaron ser de personas de raza negra de manera desproporcionada.

Por su parte, Amazon ha rechazado este estudio. En el post de Punke de este jueves, se especificó que Rekognition «no se utilizó correctamente», afirmación negada por investigadores externos. Aún así, en dicha publicación, parece que la compañía reconoce que hay motivos de preocupación.

Según Punke, Amazon quiere una legislación «que proteja los derechos civiles individuales y que garantice que los gobiernos sean transparentes en el uso de la tecnología de reconocimiento facial». Su publicación dice que el mensaje está dirigido a los legisladores y fundamentado por conversaciones con clientes, investigadores, académicos y políticos. Amazon declinó que Punke o cualquier otra persona disponible de la compañía discutieran esta proposición.

La petición de Amazon para que se tomen medidas acerca de la legislación del reconocimiento facial, viene de unas declaraciones del presidente de Microsoft, Brad Smith, del pasado mes de diciembre. En esas declaraciones, Smith solicitaba a los gobiernos una regulación de la ley en este tipo de tecnología para prevenir invasiones de privacidad o nuevas formas de discriminación. «Creemos que la única manera de protegerse contra esta carrera de fondo es construir una base de responsabilidad que apoye una competencia sana», según las declaraciones de Smith de diciembre.

Algunos legisladores quieren aceptar la sugerencia de Microsoft. El pasado mes de noviembre, ocho miembros demócratas del congreso escribieron a Jeff Bezos, CEO de Amazon. El motivo de este contacto con Bezos fue preguntarle sobre la protección de la privacidad de Rekognition y para publicar datos sobre la veracidad en los diferentes grupos demográficos. Un proyecto de ley que está bajo consideración en Washington y que cuenta con el apoyo de Microsoft sería partidario de prohibir el uso de reconocimiento facial en las transmisiones de vigilancia en ausencia de una orden judicial excepto en emergencias. Sin embargo, en Massachusetts, un proyecto de ley impondría una moratoria temporal del uso de la tecnología facial hasta que se implementasen nuevas regulaciones. Un miembro de la junta de supervisores de San Francisco quiere prohibir que las agencias de la ley de la ciudad usen la tecnología de reconocimiento facial por completo.

Según Clare Garvie, miembro del centro de Privacidad y Tecnología de Georgetown, ni Amazon ni Microsoft están invirtiendo recursos en buscar restricciones al uso que los clientes hacen de sus productos. A pesar de su importancia en este asunto, Garvie asegura que ninguna de las dos compañías tienen un papel importante en el mercado que suministra software de reconocimiento facial a las agencias de la ley o gubernamentales de EEUU.

En esta esfera de reconocimiento facial, predominan nombres menos familiares como IDEMIA, que ayuda con las solicitudes de pasaportes de EEUU y NEC Corporation, que se dedica a verificar pasajeros internacionales en Aduanas y Protección de Fronteras de algunos aeropuertos. Un portavoz de la compañía NEC declaró en diciembre en WIRED que el presidente y CEO de la compañía, Takashi Niino, daba la bienvenida al debate sobre el uso de la tecnología de reconocimiento facial. IDEMIA no hizo declaraciones al respecto.

La división de la nube de Amazon ha mostrado interés en trabajar con el gobierno. La empresa ya ha ganado varios contratos federales importantes, incluso con la CIA, además de seguir en la licitación de JEDI, un contrato con el Pentágono de 10 mil millones de dólares. En la conferencia WIRED25 del año pasado, Bezos dejó clara su postura respecto a trabajar con el gobierno cuando declaró que cualquier empresa debería estar orgullosa de trabajar con el gobierno o con el ejército del país.

En la publicación de Amazon de este pasado jueves se puede observar como la compañía ha cambiado su parecer sobre como las fuerzas del orden deben usar su tecnología. La publicación del blog también remarca que cuando las agencias de la ley usan la tecnología de reconocimiento facial, deben tener una configuración para informar de una coincidencia facial solamente cuando el software tiene una certeza del 99%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario