Para Apple, la salud de sus usuarios se está convirtiendo en uno de los pilares fundamentales a la hora de crear nuevas aplicaciones y funcionalidades. Entre sus dispositivos como el Apple Watch, podemos contar con la integración de kits de desarrollo como HealthKit que pretenden mejorar la salud de los usuarios

Una de estas últimas aplicaciones para la salud, se ha registrado en la Oficina de Marcas y Patentes de EEUU y podría pasar a formar parte en breve de algunos dispositivos de Apple. Se trata de un sensor de gases tóxicos y ambientales que avisaría al usuario de altas concentraciones de un determinado gas o incluso de gases tóxicos para la salud como el monóxido de carbono. El sensor podría incluirse en otros dispositivos compatibles como el HomeKit.

El iPhone del futuro nos podrá salvar de altas concentraciones de CO

Si bien es cierto que en la actualidad ya existen sensores para detectar las altas concentraciones de gases tóxicos como el monóxido de carbono, no existe la posibilidad de llevar estos sensores de forma inalámbrica o lejos de una fuente de alimentación que cumpla la función de un buen detector de gases.

El registro de esta patente por parte de Apple se ha incluido dentro de la categoría de «monitoreo de la salud», lo que permitiría introducir esta nueva nueva tecnología en dispositivos relacionados con la salud como el Apple Watch o incluso el iPhone.

Esta nueva tecnología, patentada por Apple, está compuesta por un dispositivo cuya base es de silicio con unos electrodos depositados sobre el sustrato y por encima, una capa de detección de gas que cubre los electrodos. Finalmente, tiene una capa absorbente que es capaz de filtrar determinados componentes de una mezcla de gases. Cuando el dispositivo detectase algún gas clasificado como tóxico, avisaría mediante una alerta de la concentración del tipo de gas.

Todavía no se ha publicado la forma en la que se incluiría este dispositivo dentro de un iPhone, pero sí que se apunta a que la capa absorbente podría incluirse dentro de la abertura exterior que dispone el iPhone. De esta manera, los gases entrarían en contacto con el sistema mediante el conector Lighting e incluso podrían entrar por las pequeñas aberturas de los botones del control de volumen. Dada la complejidad de la instalación de esta tecnología, tendremos que esperar para ver si Apple lo puede incluir dentro de alguno de sus dispositivos próximamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario