Twitter es una red social que ayuda a las personas a compartir información y a descubrir qué está sucediendo en todo el mundo. Y cada día hay más usuarios que tuitean y comparten información con lo cual los datos producidos por estos tuits comienzan a sumarse.

Twitter sabía que tarde o temprano iba a necesitar más almacenamiento para sus datos y más poder de cómputo. Para seguir procesando grandes cantidades de datos 24/7, la plataforma de redes sociales esperaba transferir más de 300 petabytes de almacenamiento de datos en la nube.

Para determinar si una migración de esta escala sería posible, Twitter tuvo un riguroso proceso de evaluación en la nube. Después de meses de análisis en profundidad, los ingenieros de Twitter determinaron que Google Cloud era la mejor opción para las necesidades de Twitter porque brindaba flexibilidad en el almacenamiento y la escala de cómputo en ambas dimensiones de manera independiente, al tiempo que también brindaba acceso a una red de alta velocidad.

«Una vez se agregan nuevos recursos a la red, la diferencia con Google Cloud es muy destacable». Derek Lyon – Director de Infraestructura de datos de Twitter

Con la ayuda de Google Cloud, Twitter ha podido pasar a una nueva estrategia de nube híbrida. Para más información de cómo Google Cloud y Twitter están trabajando juntos para dar mejor servicio a los usuarios en todo el mundo, mira el siguiente vídeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario